Make your own free website on Tripod.com
música


Takako Minekawa o los sonidos de un futuro que nunca llegó
Por Dennys Sanborns.

La primera vez que supe de la existencia de Takako Minekawa fue en el invierno del 98, para ser más exactos la última noche del 98. Yo presentaba todavía los muy marcados síntomas de lo que un amigo definió como "fiebre amarilla," y todo lo que tuviera el más mínimo toque del exotismo oriental me atraía bastante. De hecho en esa ocasión me encontraba en la Ciudad de México persiguiendo mi sueño del Ying and Yang Coreano. Para matar el tedio de esperar por los últimos 10 segundos del año me dediqué a ver los diversos CD's que estaban en el cuarto de uno de los hijos de los anfitriones a la fiesta. Así entre ondas de fado portugués y rollos electrónicos de pronto surgió un nombre japonés y una portada bastante interesante de una menuda mujer sentada frente a una maquina de escribir y llena de papeles, parecía estar interesada en leer algo, abrí el disco y las ilustraciones eran aún más interesantes: la fotografía de un living room que ya quisiera tener, esto despertó mi apetito por escuchar el disco, y preguntando al dueño qué clase de música se trataba no me supo responder más que contenía un pequeño éxito llamado "Fantastic Cat". Quise ponerlo para escucharlo pero primo, que no le gustaba (y sigue sin gustarle) mi pasión por las chicas de Asia, se opuso enérgicamente, o lo que es lo mismo me dijo: "no pongas chingaderas". Así que no tuve más opción que anotar el nombre de la cantante y tratar de conseguir el disco en el árido panorama musical de Guadalajara, o encargarlo. Semanas después me encontraba ya de regreso en Guadalajara y en uno de esos fines de semana donde ningún antro te late, ni parece existir otra opción más que largarte a la cama un viernes por la noche. Se me ocurrió ir a dar un vistazo por un recién abierto centro comercial, y ver qué discos podía encontrar. Sin más, llegué y le pedí a uno de los chavos que tienen pinta de saber bastante de música ranchera, si tenía a una cantante llamada Takako Minekawa y sin perder tiempo me llevó a la letra M y me entregó el único disco. Yo no estaba seguro de si la compra sería buena y me arriesgué. El disco llevaba por titulo "Roomic Cube" grabado en 1997. Llegando lo puse en el CD player y desde el primer momento y en la primera canción "Sleep Song" quedé encantado por la voz aniñada de la cantante, y la mezcla de cielo e infierno que representa. Una guitarra con bastante feedback y su voz en el track número 9, titulado simplemente "1.666666". Otra cosa que me llamó la atención fue que entre los productores del disco se encontrara la excelente banda Buffalo daughther, también japonesa y que graba para la compañía de los Beastie Boys. Por unos 15 días fue mi disco de cabecera, después de eso la pasión desapareció para darle el lugar privilegiado a otros músicos y otras tendencias. En la mitad del 99 durante un ciclo de cine sobre el fin del milenio se me ocurrió ver la película del director Hal Hartley "The Book of Life", del cual no sabía nada pero me pareció interesante que entre sus protagonistas se encontraba Polly Jean Hearvey o P.J. Hearvey para las cuates. Mi sorpresa es que además de un excelente filme, entre la música que estaba de fondo se encontraba "1.666666" lo que me trajo de nuevo la atención sobre Takako Minekawa. Así que lo más pronto que pude, me fui sobre la red (la verdad lo mejor que ha sucedido desde que se inventó la escritura) y busqué más sobre la diminuta japonesa. Así fue como me enteré de que tenía otros discos en Japón, y de que de niña había sido estrella infantil en la siempre cambiante escena musical del Japón. En un viaje de trabajo a los Estado Unidos me traje de regreso los discos "Cloudy Cloud Calculator" (1998) y "Fun 9" (1999). El primero contiene una cancion-homenaje (¿plagio?) de la canción "Autobahn" de los teutones Kraftwerk, que incluso contiene un sampler del encendido del automóvil, el disco cierra gratamente con una versión bastante extraña y simpática de "Telstar" un éxito sesentero del legendario grupo surf "The Ventures". Cabe mencionar una canción que a mi madre le agradó bastante, (que ya es mucho decir porque constantemente me grita BÁJALE AL VOLUMEN!!), por lo maravillosa de la voz de la japonesa: "Phonobaloon Song". Otro track que les queda como anillo en el dedo a lo nostálgicos del techno ochentero es la de "Cloud Chips" que suena a la canción "Metro" del primer Berlín antes de su meloso "Take my Breath Away" El segundo disco, "Fun 9" tiene la participación de Keigo Oyamada, mejor conocido como Cornelius, en 8 de los 12 tracks, además de Craig & Ross del extraño combo llamado Sukia, este es sin duda y por mucho el mejor trabajo de Minekawa, y nos presenta un disco lleno de electrónica y guitarras, con unos coros que me remiten a Lou Reed en "Walk on the Wild Side" en la canción "Fantastic Voyage" donde él juega también con el wah en la guitarra, y de repente te imaginas paseando con el capitan Nemo a bordo del Nautilius, continúa con "Tiger" que por momentos hace que te sientas explorando alguna exótica selva de Bengala, de la mano con una voluptuosa hindú, o mejor aún, como fondo ideal para explorar el Kama Sutra. La canción "Spin Spider Spin" recuerda mucho a su disco del 97, y de repente me imagino que estoy escuchando a Stereolab con voces de niña. Personalmente la mejor canción es la número 12, "Etoufée" donde la guitarra vuelve a ser de nuevo la marca registrada de su sonido, y la perfecta fusión de la electrónica y la vieja guardia del rock. Esta artista del Japón es apta para aquellos fans de grupos como Plastilina Mosh, Dimitri From Paris, Cornelius, algo de Pizzicato Five en algunos momentos y los ya mencionados Sukia. Los cuales no tienen miedo de adorar las series de Ultraman y una idea del futuro como en los 50 y 60 se imagino, tanto en las B movies de ciencia ficción y Jean Luc Godard con "Alphaville" y su nueva ola francesa paseando en un antiguo Citrön, en fin, es para aquellos nostálgicos de los sonidos analógicos del moog y el futuro que nunca llegó y seguimos esperando, y ahora sí a gritar ¡Banzai! Que Takako ya llegó. Todos los disco de Takako han sido editados en América por Emperor Norton, por lo que si tienes interés en saber algo más de esta peculiar cantante oriental consulta la página de Emperor Norton Records en: www.emperornorton.com

[SocSub]