Make your own free website on Tripod.com

MUNCHIES #0


V/A MISTURADA 3
Far Out Recordings

Antes que nada debemos saber quién fue la banda Azymuth. Fueron unos batos brasileños que la armaron feo (osea bien macizo) en todo el mundo, que suenan a Oscar Castro-Neves, Jose Roberto Betrami, Dori Caymmi, Ivan Conti, Alex Malheiros, Eumir Deodato, Fuse One o Sergio Mendes. Imagínense nada más...Totalmente ochenteros nuestros amigos de Brasil, desde 1998 los andan reinterpretando una camada de dj's y músicos de la onda electrónica y análoga (¿porqué no?). Y bueno, este vinil es doble y se titula como la canción de Airto Moreira "Misturada", pero esta es la 3ra compilación. La disquera es Far Out Recordings, sin embargo, hasta la fecha no encuentro alguna página de información sobre dicho sello discográfico. Sólo puedo hacer mención a los temas que tocan bandas de mi agrado en este vinil compilatorio de 1999. Comencemos ya. En el lado A, primero suena los famosillos traviesos del aka brazileira-electrónica Jazzanova. Es un tema de A. Malheiros "Amazon Adventure" que es de grandes méritos y suena bien chingón, le voy mucho al 33 rpm(-10). Luego suena "Woodland Warrior" de Roc Hunter. Mejor ni me pregunten quién es, porque tampoco sé de este músico, sólo dice que es un tema de Ivan Conti, mezclado por el antes mencionado. Para el lado B, empiezan los de gran estilo 4 Hero. "Laranjeiras (Orange Grove)" se autodefine como un groove naranjoso, bien cabrón, en serio que suena chido. Y qué decir de 4 Hero, ustedes ya saben un chorro. Sigo en la etapa de poner y poner el disco, luego les comento más a fondo sobre este tema. Dan Jones sigue la línea con toda razón en "Xingo". Un cremoso sonido de perlas. Nadamás de esuchar este tema, por más remezclado y reinterpretado que esté en este vinil, me da envidia de no haber nacido en los 60 y poderme haber lanzado al Montreux Jazz Festival a ver a Azymuth en vivo. En el lado C viene Offworld con "Chameleon". Ay nanita! Me cae que esta canción es para subirle al 33 rpm y que se convierta en más allá de batucadas atolondradas. Electric Soul remezcla "The Quest" una canción producida por Phil Asher y Luke Duke, qué dijeron que el drum 'n bass no iba con el bossanova. Pues se equivocaron! Aunque pudiese que a muchos de los fans del bossa carioca no les ha de gustar...Han de decir: "¿Cómo es eso de tupatupatrantrantrancatactapunchispunchis? ¿Dónde quedó Astrud Gilberto?". Pero bueno, en la actualidad las cosas tienen que retomar formas y caminos diferentes, nuevos e inocuos. Por eso, London Electricity tiene toda la razón con "That's Today". Sí sí...esto es baile. Para finalizar, otra vez es "Laranjeiras (Orange Grove)" pero en manos y retoques de Flytronix, los cuales han hecho su aparición en todas las Misturada. Algo presiento que son de los que tuvieron la idea de reinterpretar a Azymuth y eso es mérito. La única falla es que el vinil no trae el bonus track, un tema en vivo de Azymuth "Zes Trip Mais Uma Vez"...chale!!! Los dejo, y por favor, para la próxima lleguen temprano. Para datos extras, nadamás salen Nobukazu Takemura, Wax Doctor, A Forest Mighty Black, Roni Size, Ape y Global Communications en las Misturada 1 y 2..Más delicia!


V/A CAIPIRISSIMA
Caipirinha Records

¿Quién mejor que uno para tocar su propia música? Así lo demuestran los mariachis mexicanos, los soneros cubanos y en este caso, los músicos brasileños. Reforzando tendencias actuales como el drum ‘n bass, trip hop, hip hop abstracto y demás cremosidades sonoras, Caipiríssima, es un acoplado de nuevos (algunas muy famosos y otros ya expertos en el terreno electrónico) exponentes de la música brasileña. El concepto bautizado como “Batucada Electrônica”, es lo que muchos anhelaban presenciar, escuchar y comprobar con calidad en un disco. Y esta ocasión Caipirinha, un colectivo amplio de arte y cultura, respalda el material sonoro de estos artistas. Que a mi parecer, demuestran que el bossa, la samba y las raíces brasileiras se quedan en casa. Además de mostrar una fiel admiración por los sonidos cariocas, este colectivo neoyorquino (Caipirinha), no sólo ha sido capaz de hacer filmes controversiales y documentales de la escena electrónica (Modulations), sino también capaz de contemplar a las majestuosidades (también digamos chingonerías) arquitectónicas, donde paisanos melómanos interpretan las vigas, el tirol, las columnas y el entramado (Architettura). Nos quedamos cortos con David Toop, Panacea y mi favorito Tetsu Inoue, el cual ha trabajado con un mexicano desconocido en México: Carlos Vivanco, capaz de retorcernos con su proyecto Da Muse Mob y sus participaciones con músicos de doctorado en sonidos, claro que Nueva York lo dice todo… En esta ocasión, aparecen tres de mis favoritos músicos brasileños actuales: Amon Tobin, Apollo 9 y Arto Lindsay. Pero sólo hablaré del primero, quien es ampliamente reconocido en Europa y Estados Unidos. ¿Porqué? Pues lo que ha hecho este brasileño radicado en Londres, es ganarse la confianza y llevarse de a cuartos con Coldcut (además de estar firmado en Ninja Tune). Muchos lo deben conocer por su material en vinil o CD bajo el nombre de Cujo, su obra el “Adventures In Foam”, fue reciclada por Shadow Records en Estados Unidos. Ahora Amon Tobin, no sólo reconoce su fiel admiración por grandes maestros del sonido nuevo (bossa nova), tales como Astrud y Joao Gilberto, Jobim. Ya que conjuntando esa herencia brasileña con la innovación de músicos como 4 Hero, LTJ Bukem, Coldcut y Dj Vadim, sin sonar tanto a ellos, demuestra su calidad y propuesta. Con esto, Caipirísima suena fuerte, junto con la batucada, el sabor y la yuxtaposición de lo electrónico con lo brasileño. Tengo que reconocer que lo brasileño tiene su generalización, al igual que los conceptos de la música electrónica, a pesar de que ya existan tantos géneros de donde escoger. Sin embargo, el emblema de este disco es eso, no importa que otros géneros se adhieran, mientras se siga la línea percusiva (persuasiva?) y tamborilera, todo estará perfectamente a tono del baile. Por favor, pónganse de pie y el que no baile no es brasileño! En el disco suenan: Primero Joao Parahyba con tema introductorio corto muy sensual y extremosamente suave "Central do brasil". Luego sigue Dj Dolores manifiesta que sabe buen drum 'n bass pero que esta vez no abundan los famosos drumbasseos profundos, que en "Monica No Samba" la receta es el cavaco. El track siguiente es el #4 con sonidos de acordeón y pandero, es Bid con "Batuk de Amor". Apareciendo bajo cortesía de Bar None Records, Arto Lindsay sin saber si él o Andres Levin son los que cantan en el tema "Whirlwind". Amon Tobin reaparece casi tranquilo y suficientemente apacible con "Sub Tropic", resultando ser de los tracks más complejos del disco, pero de los más delicatessen. Suba X M.A.U. y "Pupila Dilatada" es un sube y baja, no paras de dar vueltas con las bocinas y dando vueltas el CD también. Ya más allá de la mitad del disco aparece Dj Soulslinger de la gran disquera Liquid Sky, con una canción master titulada "Master Plan". Apollo 9 adhiere percusiones y voces de Zumbí y Andrea Marquee respectivamente en “Vai quem Vem (Nao Fique Ai)”. Un tema más que químico y saboreable es el de Anvil FX "1000". Cyz es Cynthia Zamorano y J. Andrade, una pareja musical capaz de mostrarse arriba de la escena brasileña con "Zumbí". Ya acercándose al final viene I.N. Project con "Santa Teresa". Luego sigue Ramilson Maia "Bahia Sou" y al final, Chelpa Ferro cierra nostálgicamente con "Miniatura Chelpa". ¿Para cuándo el #2?


V/A FRENCH FRIED FUNK 3

Kickin Records

A la música francesa siempre la persiguen dos cosas: un dote de elegancia o una respuesta de refunfuños anti. Y eso del anti, pasa porque algunos franceses se han pasado de listos y cometen alguna que otra estupidez imitando el tan quisquilloso estilo “americano” electrónico, o será al revés. Pero bueno, en el caso de los siguientes artistas (sí, son artistas) no sólo demuestran, sino que componen. Y vaya manera de rebarnizar el funk hecho en casa. Este es un disco no tan imposible, que recopila por tercera vez, una semblanza emotiva de funk parisino y de Grenoble también, tendencioso a más, amante de Parliament Funkadelic y poco discrepante de Prince. Y el título ambiguo, nos dirige poco con una simple definición tal como “French Fried Funk”; ya que es inadmisible reconocer la somera relación con el soul, la chainson francesa (¿A poco creen que Gainsbourg muere así nada más?) y demás estilos nuevos, en este disco. Habrá algunos que lo compren sólo por la palabra funk, pero si le rascan, encontrarán más queso. Demon Ritchie, en el track “Dance Crazy” se dedica a contraerse con sonidos house, atinados al sonido latino (ya de moda) y con una notoria tendencia a reciclar el sonido del breakdance, sin sonar a breakbeat. Es escuchar un tenue efecto vocoder, más una tintineante secuencia de batería ochentera y el bajo funky aclamando a Pastorius bajo el efecto chocolatero. Si se trata de funk ochentero del siglo XXI, de los mejores exponentes será Demon Ritchie, que ni qué, pregúntenle a un dj de Guadalajara que lo puso y lo puso, allá en el Pervert Lounge. La disquera a la que pertenece (Serial Recordings) tiene material sonriente y armonioso, con sentido house. Amplio y mejor que Guidance. Abstract Soul, complace la melodía con congas y flauta. “Sweet Soul” es un track editado con Basenotic Records. Para hablar de Ambroise Boret y compañía, necesitamos describir que su composición armónica es de alta calidad, estos franceses asimilan de poca madre todo lo que llega de África y América Latina. Pero a la hora de mezclar la idea, el sentimiento y el contexto, lo francés suena bien sabroso. No por algo Abstract Soul suena seguido por Locomotive y en las fiestas, la gente lo reconoce, de amplitud semejante a la de St. Germain, sólo que éste no verborrea tanto. Alex Gopher, ¿Quién es mi tocayo? Del french groove más famoso, es de los que más llama la atención. Su peculiar forma de trabajo y muchos de sus amigos lo avalan como de los mejores para eso del baile en Francia. No hablan de más Homem-Cristo, Erik Rug y Etienne de Crécy, con quien mantiene el sello Solid. Antes de que Air y Etienne de Crécy se hicieran famosos, los primeros por Moon Safari y el segundo por el single “Prix Choc” (el de sin semilla, marihuana). Alex Gopher y compañía (los dos de Air) tocaban en una banda de nombre Orange, sin más que unos EP´s editados y sin discos famosos, sonaron más por sus trabajos posteriores. Pero sigamos comentando que Alex Gopher, en este track “Bull Worker” suena igual de bien que en su disco “You, My Baby & I” , editado en México por V2, pero en Francia por su sello Solid. Este track, como los demás, se delata por la falta de austeridad, ya que se compactan demasiados ritmos y sonidos diferentes, del dub espacial al garage blues downtempo. Bien merece un amplio reconocimiento. Estos tres personajes antes mencionados, son por así decirlo, los más representativos del vinil. Sin embargo, en esta tercera compilación sobra material suculento de Seven Dub, Stéphane Malca, Chantereau, Pezin & Dahan, Doctor L, Playin’4 The City, The Deep, Jo Zas y Demon. Ritmos que oscilan entre drum ‘n bass, house, blaxploitation, soul y mucho dub. Este disco es una notable demostración de talento francés, héroes del sonido actual para los géneros más choteados de la electrónica (el house). Estos artistas sienten desde adentro el funk, y lo hacen de maneras distintas, multifacéticas, pero nada distantes del sonido franco. Los ritmos hipnóticos comienzan desde que sueltas “Sweet Soul” de Abstract Soul y terminas con “Lost Highway” de Demon. Ésta como otras compilaciones, tienen la grandiosa cualidad de que los tracks son 100% compatibles y aptos para mezclarse entre sí, uno por uno, así como lo hizo mi amigo Dj Raúl de Monterrey y tanto me lo reprocha Dj Blacktrip de Cuernavaca.


TOSCA - Suzuki

!K7 Records

¡Oh sí! 12 canciones nuevas, una teletransportación en audio asegurada y cien por cien cremosa. Si se trata de gourmet electrónica, no hay como la pareja Richard Dorfmeister y Peter Kruder. Pero esta vez, sale el segundo álbum de Tosca. Grupo representado por el carismático Rupert Huber y el bigotudo Richard Dorfmeister. Que con sus anteriores temas como “Chocolate Elvis” y al mismo tiempo que Peace Orchestra, marcaron rotundas aclaraciones a su música, su estilo vienés y la magnitud del oleaje sonoro que se cargan. Después de tanto Kruder & Dorfmeister y que se hayan hecho famosos por el mundo, remezclando a infinidad de gente talentosa, sacando discos mezclados, tocando en fiestas selectas y repartiendo viniles a amigos consentidos. Este combo musical llegó lejos, pero por ahora se toman un pequeño receso con enormes proyectos. Acá en México, ya son muchos los que los anhelan y se deleitan con el material de la G-Stone. Un dato medio risueño es que los tendenciosos de Radioactivo se digan sus máximos descrubridores en México (sic) y lo peor es que en Tower Records, los de Radical digan que son discos recomendables por ellos, después de tanta y tanta programación inadecuada (ah qué caray)... Pero bueno, Suzuki, el nuevo álbum de Tosca es un homenaje y tributo al maestro de la meditación Zen, el Sr. Shunryu Suzuki. Y vaya que se trata de un disco resultado de la meditación, la relajación y el anti-stress. Habrán muchos que pongan a Tosca, para deleitar sus sensibilidades pachecas. Y son válidas las indicaciones que cada uno tome con este disco. A mi parecer, no es más que una obra compleja y contemporánea. Alude a la creación de sonidos placenteros, que dan gusto de escuchar y de sentir (sin apego al contacto físico). Lástima que se encasille como música para chillout, porque en realidad este es un prendón interno. Aunque puedo recomendarlo para suculentas sesiones de descanso y horas de trabajo. Esta música es de las que rodea y gira más allá de las orejas, el trabajo de Tosca por sí solo exige apreciación seria y examinadora. Ya que la manera de trabajar de estas personas, es de total acercamiento con géneros lejanos a su país. Algo de lo que estoy seguro es que Tosca representa el espacio que han dejado músicos como King Tubby, Charlie Parker, Edith Piaf, Thelonious Monk, Beny Moré, Henry Mancini, Bunny Lee, Lionel Ritchie, Larry Heard, Dizzy Gillespie, Miles Davis, Christopher Cross, Marvin Gaye y Coxsone Dodd todos ellos en un sólo sonido. Y también aprecian a los ya reconocidos en sus portadas de Kruder & Dorfmeister, Simon & Garfunkel. Así que si eres partícipe y seguidor del sonido lento pero lujoso, tienes una gran oportunidad de contemplar el espacio que aprovecha Tosca. En el disco suenan: Pearl In , Suzuki, Annanas, Orozco, Busenfreund, Honey, Bass on the Boat, John Tomes, Ocean Beat, The key, Doris Dub y Pearl off. Un reconocimiento enorme a Chicken George (tornamesista ultra habilidoso de Houston) que nos enseñó este vinil antes que todos, desde scratcheos fenomenales, apagones intensos de las technics, su hermano MC, las cajas con cremosidades de discos y por supuesto, aquellos grandes afortunados de Raúl y Ariel allá en Monterrey que lo tienen en su poder. ¡Vámonos a Viena!


V/A FUNKUNGFUSION

Ninja Tune Records

Música hecha para la cabeza y no para los pies. Ninja Tune (NT) es una de aquellas disqueras que echan la casa por la ventana, sus creadores Coldcut han dado la vuelta al mundo. Desde Londres, recordamos de sus inicios los álbums editados en América por su disquera amiga Shadow Records. NT ha sacado compilaciones dobles con esculturales trabajos de Kruder & Dorfmeister, Hedfunk, Coldcut, Wagon Christ, Hex, Funki Porcini, Dj Food, Ashley Beddle, entre otros. Durante 1993 se vivió un furor por el trip hop, donde salieron bandas y disc jockeys experimentales de edificios fríos londinenses, del Düsseldorf excéntrico y de los pubs underground en París y Bruselas. La última -criatura- compilación de este "combo maldito", fue lanzado en Abril de 1998, titulado FUNKUNGFUSION. Es un licuado del jazz con el sonido minimal de los tiempos modernos. Tiene sorpresivas apariciones impresionantes como las del "maesse" Ryuichi Sakamoto en un remix de Chocolate Weasel; Money Mark & Kid Koala, Luke Vibert, J Swinscoe y artistas Ntone. Además The Clifford Gilberto Rhythm Combination, Coldcut (ovacionados en cualquier ciudad que pisen), el excéntrico Dj Vadim, The Herbaliser, Dj Food, Funki Porcini, Neotropic, Fink, Mr Scruff, Amon Tobin, Override, Omnium, entre otros. La magia de todo esto está en dos discos completos con bailable drum and bass, acid jazz; de plato fuerte los sonidos futuristas y de postre la melancolía de la música que deja un siglo atrás. Es la combinación perfecta, sonidos análogos y digitales. La mezcla sonora que deleita nuestros oídos es necesaria. FUNKUNGFUSION brinda todo lo que uno quiera, la selección de Voda (quien masterizó, juntó y planeó el disco) será un grato recuerdo. Ésta colección no es un juguete cualquiera, es una verdadera joya musical. Si entrelazamos a todos los músicos que participan e interactúan entre sí, resulta una delicia de conexionesópticas y un menú de majestuosas melodías en un paquete doble. No se olviden de The Irresistible Force, Cabbageboy, Journeyman, Dynamic Syncopation, Up Bustle & Out, Burnt Friedman y el resto de los culpables (están mencionados todos) de este complejo musical para melómanos insaciables, que cual golpea como karateca y es kung fu.


STEREOLAB - Dots And Loops

Duophonic Ultra High Frequency/Elektra Records

Este disco resulta una exquisitez escucharlo a cualquier hora del día o de la noche. El resultado que da la colaboración de Sean O´Hagan [High Llamas] y sus múltiples colaboraciones con otras bandas como Snowpony (ex miembros de My Bloody Valentine y Stereolab), el japonés mejor conocido como Cornelius y otros; da una magia de sonidos electrónicos, redondos y totalmente cósmicos. ¿Quién dijo que nunca nacerían los hijos del sonido Beatle mezclado con el punk? Pues lo tenemos en nuestras manos. Para muchos la música electrónica es concebida por efectista e insípida, lo cual es una total mentirota. Stereolab junta a su equipo en Düsseldorf (con Mouse on Mars, Andi Toma y Jan St.) y Chicago de donde proviene la mayoría del post-rock más fino e inaudito del planeta. Es ahí donde el maestro John McEntire [Tortoise] mezcló el disco, y lo mejor de todo es que toca el bajo en el primer track "Brakhage". Este álbum nos muestra una evolución perfecta de esta banda británica. Laetitia Sadier, Mary Hansen y Tim Gane quienes son las cabezas claves de la banda, mezclaron el pop exquisito, utilizando más y más los instrumentos análogos y digitales, dando como resultado este sonido que no tiene bautizo como otros. Sí, estar escuchando Dots and Loops es ponerse a llorar con los acetatos de Miles Davis a lado de los de Paul Mcartney, la melosidad del bossanova brasileño y por qué no los veranos calurosos de París. La crema y nata de la composición actual está presente, el look de la música está siendo modificada por muchos, demuestran la calidad con esos sonidos que sonorizan los sueños y los deja vu, Stereolab es y será inspiración de tantos. Stereolab tiene una historia plena de discos que han hecho historia, tales como "Empero Tomato Ketchup", "Mars Audiac Quintet", "Transient Random-noise Bursts With Announcements". Puedes checar la compilación de 1998 que editaron en su propia disquera Duophonic Ultra High Frequency titulado "Aluminum Tunes" con tracks inéditos, lados B y sencillos.


V/A LOUNGE AX DEFENSE & RELOCATION

Touch and Go Records

Este disco es un apoyo de bandas de Chicago y anexas, a uno de los bares (según leemos en el bootleg) de los mejores que hay para la música alternativa de esa localidad en Estados Unidos. El Lounge Ax es administrado por dos renombradas mujeres que han dado mucho al movimiento con su bar tan peculiar. Supuestos problemas con los vecinos y una demanda legal (en Estados Unidos sí son reales las demandas) provocó que estas damas del ambiente pidieran ayuda o más bien la disquera Touch and Go se las vio para ayudar, con qué? Pues con un disco de recolecta para el antro, claramente en el disco se menciona que las ganancias de éste álbum son directamente para Lounge Ax. La lista de bandas que aparecen este disco son 14. De las cuales no tenemos favoritas, todas aportan musica diferente, pero bien hecha. Tortoise con una deliciosa canción "Restless Waters" anteriormente en el disco "Millions Now Living Will Never Die". Rachel´s y la mezcla cutánea que da la combinación de jazz con cuerdas clásicas en la canción "Those Pearls". Los americanokoreanos Seam y la elegancia de su música con "The Prizefighters". "Beneath a festering moon" de Guided by Voices demuestra por qué Robert Pollard y compañía son magníficos compositores. Y así son otras 11 recomendaciones más de la participación como la de los neoyorquinos Yo la Tengo, The Coctails, Sebadoh, Shellac (sí la banda de Steve Albini, productor de Pixies), Mekons, Archers of Loaf, June of ´44, Superchunk, The Jesus Lizard y el folk americano de Bad Livers.


HIGH LLAMAS - Cold And Bouncy

Alpaca/V2 Records

Sean O´Hagan no necesita presentación y su equipo de colaborades tampoco. La banda tiene sus inicios por allá en 1990, después de que Microdisney (la primera banda oficial del Sr. O´Hagan) desapareciera. Su trabajo está involucrado y es colaborador estrella de la banda Stereolab. Durante 1997 tuvieron tiempo para grabar el disco y tener shows en Europa abriéndoles a Pavement (debería ser al revés) y Beck. Después del agitadísimo álbum Dots and Loops de sus compadres Stereolab y en conjunto con la otrora banda maldita Tortoise; por fin los miembros High Llamas graban en el verano esta producción Cold and Bouncy. Que bien no supera las ventas que otros, pero sí es una joya. Muestra la fascinación de la banda por la música brasileira y los trabajos de europeos como Frances Lai, Pierre Piccioni, Michel Le Grand y Morricone. Las influencias de esta banda dan nombres tan increíbles como lo son Beach Boys, The Beatles, Joban y lo más auténtico que podamos conocer. Marcus Holdaway (teclados, vocales), John Bennett (guitarra, vocales), Jon Fell (bajo), Rob Allum (batería) son los otros cuatro restantes que conocen bien a Sean O´Hagan y tienen el placer de ensayar, componer y dar resultados extraordinarios. Los cuales pocos tienen entendido. La posición de este grupo no es la de acaparar los carteles de las tiendas de discos, sacar vídeos a lo loco, vender como conejos; son complacidos con sus obras maestras, no se percatan de la realidad comercial que existe en la música y que miles de grupos intentan e intentan y logran la fama del año. Sin embargo, pocos dejan huella, pocos crean algo que ni sus propias cabezas entienden que van más allá y si así lo fuera, creánme que estos tipos pueden tutear a quien ustedes se imaginen.


OCEAN BLUE- Cerulean

Sire.


Sí, era 1991. La canción "Ballerina Out of Control" es un himno. La banda en su primer disco llamó la atención de los miles de fanáticos del pop americano. Esto totalmente difiere a lo que en ocho años más tarde se ha hecho, es incomparable la música de calidad que Ocean Blue demuestra y después de 6 compactos podemos decir: ¡oh esto es POP! Y las bandas que supuestamente ahora son dueñas del glam popero de lo más vil y comercial sin mencionarlos, no son nada en comparación a lo que este grupo norteamericano hace (Hershey, PA). Cerulean son 12 canciones (una es miniatura "Falling through the ice") de lo mejor en interpretación. La mezcla de las vocales del líder David Schelzel y Rob Minnig dan una notable comparación con sus ídolos The Smiths, pero no son una vaga copia de éstos. Al contrario, es un honor para Morrisey poder ver que los resultados de su música no sólo están en conciertos abarrotados, sino que en bandas de propuesta beneficiados por su canto. El disco tuvo ahí la mezcla de Jay Healy (que tiene trabajos en su currículum con R.E.M. y Julie Cruise, entre otros). Nadie niega que este disco pegó en la radio alternativa de Estados Unidos, pero no fue un boom tan maquillado como los de otros que ahora andan ahí rehabilitándose de tanta fama y dinero. Y también estuvo en los charts del Billboard. Pero eso es secundario, este disco lo ponemos aquí para bien mostrar un trabajo inicial en la década que dominaron las bandas grunge en los primeros cinco años de la década y que la música electrónica (llámese así a todos los géneros relacionados este) tiene ahora. Sin embargo, Ocean Blue ha sobrevido y tienen un disco debut increíble, además de que el último disco es el punto clave de la banda. Cerulean contiene temas verdaderamente recomendables, tales como "Breezing Up" bien trabajado y con efectos en batería (se recomienda escucharlo en audífonos), "Questions of Travel", "Marigold" sincopada y el resto es de gusto personal, el disco es Cerulean totalmente, nadie lo puede negar pero es memorable.


TORTOISE - TNT

City Slang/Thrill Jockey Records

Tortoise para muchos es una de las bandas dueñas del género post-rock y nadie se los quita. Desde aquél segundo disco "Rhythms, Resolutions & Clusters" (fue cuando los conocí) imaginaba que la música se disolvía desde entonces. Nadie podría creer que en E.U. se hiciera esto. Contra todas las ofensas que esto pueda recibir, nadie espera algo tan enorme después de tanta pesadilla americana. Para 1996 sacan otro disco que encuentro por recomendaciones de la revista española Rock de Lux, y en ese mismo año la City Slang (disquera alemana recicla-distribuidora) edita un álbum de cortesía en la Rock de Lux donde sobresale el trabajo del disco "Millions Now Living Will Never Die" y la canción "Glass Museum", así esto dio una pauta más para reconocer desde los inicios, desde el tímpano y el pulso cardíaco, que Tortoise es Tortoise. Y suena la tortura de los sonidos efectuados por los dos bajistas, los dos bateristas y el resto de músicos, más experimentados que nadie. Que no sé dónde chingados aprendieron a hacer esto. John McEntire, Jeff Parker, John Herndon, Douglas McCombs y Dan Bitney hacen maravillas en la escena mundial. Esto en realidad es para aquellos que dejaron de creer en la música rock en su estética, en la idolatría de los músicos maravilla y superdotados. Aquí en esto, no necesitan de títulos musicales, ni de licenciaturas en ingeniería de audio; esto está de miedo. La banda de Chicago que junto con sus compañeros de la Thrill Jockey (la disquera), hará que todos nosotros nos chupemos las orejas, de tanta esquizites musical. Son ritmos influenciados de lo que sea. Pueden decir cualquier cosa sobre las influencias de esta banda, prefiero omitir comentarios afines a Tortoise. Mejor dejemos que la música suena sola, al fin y al cabo lo instumental de sus discos, la esencia del vinil (porque editan en vinil) y los bootlegs llenos de jazz, acid, electro-rythms y demás cuestiones, nos deja con la boca cerrada y las orejas como perros escuchando un silbato a toda potencia. Sin más comentarios.