Make your own free website on Tripod.com
...saborea las cosas...


UNO
UNO, Mil Records

Increíblemente ha pasado poco más de un año y Mil Records –disquera del movimiento Nortec– ya ha editado gustosamente tres vinilos de 12”. Caso que nunca una disquera había hecho en este país en materia de comercialización y promoción de un disco de música electrónica (en caso de que esto sea mentira, que me digan qué vinilo de música electrónica ha sido editado). La historia de la música electrónica en México es contada en menos de diez años, a través de dj’s y músicos que han participado y organizado eventos de gran importancia. Sin embargo, no es hasta 1999 que se puede tener un vinil en tu tornamesa, de música electrónica hecha en México con calidad. Y hago especial énfasis en este movimiento, porque es de los más ambiciosos y de los más precisos en su forma de actuar y responder musical y profesionalmente. Hay muchas opiniones acerca de este movimiento, comentarios a favor y en contra, todos ellos provocados de la promoción y el impacto sonoro que Nortec ha proyectado. Algunos podrán alegar lo que sus riñones quieran, pero antes de todo debraye sociológico se debe apreciar y aceptar la existencia de un género que proyecta una cultura de forma original y divertida, a través de una mirada y percepción acaparadora, llena de reflexión y creatividad, gestada misteriosamente otra vez en Baja California. Este vinil UNO, que cuenta con su disco hermano (DOS) y que también reseñaré más adelante. Es una especie limitada, que comienza con el track “Casino Soul” de Fussible, que por palabras textuales de mi amigo Pepe Mogt es: “un beat 4+4 para aquellos que mezclan house o techno, las versiones originales en el caso de Casino Soul son más dub”. Y realmente, se siente el ‘bpm’ más rápido que en el anterior vinil producido por Dj Tolo. Casino Soul es un tema que en lo personal, recrea una etapa de sonidos remembranza (sin llamarlos técnicamente retro) de años anteriores. Dicha canción me remonta a aquellos días de sonidos análogos, llenos de fantochería no admitida por la sociedad y que viene a ser digerida hasta el año 2000 por Fussible. Justamente es una melodía contenta, que juega a lo viejo con lo nuevo. Adecuada totalmente para recordar sonidos de los 80 y curiosamente me acuerdo de sonidos electrónicos perfectos para fiestas ‘in’. Nada de convencionalismos, el arte de Nortec no tiene que ver con el glamour y la opacidad de los nuevos géneros. Para qué ir tan lejos, Casino Soul es un gran guante blanco para aquellos que traman apantallar con mucho sin hacer nada. Estoy seguro que Laurent Garnier saboreará esto, no sé por qué pero hay algo que me hace soltar la sopa. Para el lado B, después de bailar mezclando y reír recordando los chistes de los Polivoces y los sonidos del show de Capulina. Suena mi track favorito de las últimas semanas: “Norteño de Janeiro”. Y desde el título se aprecia la dirección al sonido carioca. Terrestre ya es otra contundente fuerza representativa de este movimiento. Tras ser editado en Japón por Dj Matsuoka y que la mayoría de los amantes de la post-electrónica lo escuchen, es un mérito difícil que fue logrado fácilmente. La iniciativa y creatividad de Fernando Corona es de las más preciadas en este género (llegará a ser más polifacético?). Si escuchas “e.l.o.d.m.c.” tendrás dificultades contextuales para asimilar Norteño de Janeiro. Pero el sabor está en la sangre, el vocoder trajo amplios recuerdos a los que han escuchado este vinil, tan sólo en mi casa, mi papá se puso a bailar y a recordar tiempos de los años 60 y el movimiento bossanova. Toda aquella fervorosa oportunidad de saborear el ritmo, el movimiento corporal y los acentos tropicales en menos de cinco minutos. Vaya manera de componer. Una excelente canción para ponerte a bailar, a platicar, a recitar algo y sobre todo para sentirte parte de esta tierra. Excelente acordeón y suculentas trompetas. Más honorabilidad no puede existir. Para terminar con el UNO, suena “Odyssea 2000” mezclada por dos tipos juguetones a morir: Dj Tampopo y Mewimewi. Una versión trabajada con voces, más electrizada que la original. Dice Mogt: “un lead noisy que cubre todo el final”. Y así es, de poca madre no dejarás de esperar el momento que suba y que baje el ruido del final. Las tubas y el bajo norteño a más de 33 rpm, sabrosamente al estilo International DeeJay Gigolos. Una mezcla francesa manejando los ritmos sinaloenses en dúo, vaya combinación sonora. Justo para aquellos que decían que el Nortec era sólo para chillout, estaban totalmente equivocados, ahora se puede degustar un baile más rápido y consecuente al hardfloor (tan vanagloriado en México y poco criticado). Eh! Para terminar, quiero felicitar a este combo bajacaliforniano que ha hecho y deshecho sus propias rolas. Con gran determinación y ganas de echar para adelante. Ánimo y nos vemos pronto.


DOS
DOS, Mil Records

Ya en pleno, se pueden mezclar vinilos Nortec. Este es otro 12” amplio en carácter de bailongo y discoteca. Si eres apetitoso, llegarás lejos con estos dos tracks. Dos mezclas Nortec bajo el sello reconocible de los creadores de este desmadre. Si eres de los que escuchó tempranamente el sampler 1 y te maravillaste por las temidas canciones ala-norteña con beats downtempo y breaks. Pues ahora, no rechazarás la propuesta del vinil DOS. Bien recuerdo cuando una vez vi un flyer de un rave en Cuernavaca, donde aparecía Bostich y Halosol cada uno con acto en vivo, y que por cierto no se pudo realizar en el lugar previsto. Años después con la compilación de “From Trance to Cyber” de Opción Sónica, pude apreciar los sonidos de Bostich. Un nombre raro, después de que existe una prolífica banda de rock urbano con un nombre parecido (Banda Bostik) y una canción de Yello. Sin embargo, el ambiente sonoro y la propuesta eran muy diferentes, con un sonido más profundo y agresivo, influenciado por los estilos europeos de electrónica de aquél entonces. La verdad, podríamos debatir más sobre la escena de Baja California, ya que antes de Nortec, hay mucha crema e historia. Bostich es Ramón Amezcua, llamado por sus colegas como “el abuelo del Nortec”. Y es que desde aquél “Polaris” del sampler 1 y del vinil Spaced Tj Dub, el sonido creció cabronamente. Un track fuerte para bailar y amplio en criterios de sonido electrónico. Una vertiente que demostró que la banda sinaloense suena más allá de sus acordeones, trombones, etc. Una lástima, porque en la presentación de Fussible en Cuernavaca en marzo del 2000, se esperaba el show de Bostich. Esa noche, se convirtió en la primera sesión inédita del sonido Nortec a cargo de Pege Mogt. Sesión corta pero inolvidable. Algo que debo agregar, es que Bostich está integrado a la disquera de Dj Hell en Alemania. La International Deejay Gigolos editó “Polaris” como loca, aclarando su posición de gusto por este músico mexicano que tiene rato en la escena musical. Además de que se conoce su alto contacto con músicos de categoría en otros países. Atención amantes del techno. “Polaris (Hellatina mix)” es un track de homenaje, el nombre del remix se parte en ‘Hell- para Dj Hell’ y ‘latina – por el concepto latino del sonido’. Una canción diferente a las editadas anteriormente. Más rápida y con un beat más prendido. Más ad hoc para el estilo que maneja su disquera alemana y un paso adelante de lo que representa el sonido Nortec. Amplio de verdad. Ya para culminar este vinil azul, se presenta otra vez “Odyssea 2000” pero esta ocasión es un remix por Dj Tolo y Pege Mogt. Bajo una línea de cambios de la canción, que suena diferente pero sabe igual. Hace unos meses conseguí (por métodos no legales) el sencillo en compacto de “Odyssea 2000” con el remix de Tolo. Sin embargo, la versión que se presenta en vinil cuenta con algunos cambios y un estreno oficial para tornamesa. Quisiera no desvariar más con mi comentario, dejo en sus manos este par de vinilos. Sabiendo que es una gran hazaña hecha realidad. Esperamos que el movimiento Nortec siga con el éxito y más buenas canciones que ha obtenido. Además esperamos que más músicos de otras regiones del país aparezcan y den la cara. Que otros géneros se vean enriquecidos con propuestas mexicanas y estemos dentro de la tan anhelada escena mundial. Para qué seguir poniendo lo mismo de siempre. Son poquitos, son tres hasta ahora, pero buenos vinilos. ¡Nortec! Sería una maravilla si editaran algo de Planktoman y más de Panóptica en vinil.